Cazalla 16-11-13


cuando la rutina golpea fuerte en mi familia, nos vamos lejos. 
es una tradición que no es lo mismo que rutina.


nos perdemos con el gps, escuchamos la peor selección de clásicos y
el instinto de mi madre nos acaba llevando siempre a un precioso lugar desierto con vistas.
y qué gustazo, respirar aire puro, comer castañas, pisar hojas secas,
desconectar de los dramas y conectar con el otoño.


esta vez acabamos descubriendo La posada del moro un trocito de paraíso.
en el menú, sus especialidades son las setas y la tarta de chocolate.

holi, jardín inmenso

mis padres me transmiten todo ese amor por la vida
las cosas de la vida que son obviamente buenas,
tan buenas que bastaría para volverse loco.

xxx

8 comentarios:

Ruth Rodrigues dijo...

Que hermoso lugar! Lindas fotos. Que buena idea lo de salir de la rutina de esa forma! :)

mar macías dijo...

que post mas genial!! me encanta!! unas fotos preciosas!! un besoooo!!=)

http://mar-macias.blogspot.com.es/2013/11/tavira.html

Laura Rockbell dijo...

Yo también quiero conectar con el otoño T_T
Quiero aprobar ese puñetero examen mañana y volverme loca. Tenemos que planear una escapadita tú y yo! Como molan tus padres :)

Javier Manzano Zambruno dijo...

Unas fotos muy chulas, el primer post que leo de tu blog y creo que ya es mi preferido :)

Claire dijo...

Adoro tu manera de escribir jiji. Y tus padres parecen tan geniales como tú, vaya unas fotos chulas. No hay nada como perderse, desconectar y "otoñear"

<3

clairemacarron.blogspot.com

elpuntodelola dijo...

Un lugar precioso que pienso visitar en cuanto pueda, esos viajes en familia son una maravilla. Besitos

Raquel T.G. dijo...

Que pasada de sitio, es precioso! y que majos tus padres, la foto es genial! jj
Un besotee

Javier Fagundo Rivera dijo...

Cómo mola mi pueblo, Cazalla de la Sierra. Disculpa que ande viendo tu blog, una cosa lleva a la otra.
Maravilloso.