mayo

motores rugen al cielo
gasolina, sangre y fuego.

es broma.

él está en una cocina con olor a limón
veraniego desnudo con pecas en el culo
la cuchilla de afeitar en el fregadero
se acabaron las barbas, la espuma en mi boca.

está por ahí
ordenando el cajón de los cables
abriendo ventanas, manchando escalones
llenando ceniceros para mi.

pero yo estoy comprando estrellas por internet
olvidando el inglés, el francés y el latín
negociando con la calor y las ganas.

y en realidad sólo llego a mairena en coche.

No hay comentarios: